Las situaciones de emergencia más comunes al conducir un vehículo son eventos impredecibles con un margen de maniobra realmente corto, sin embargo, existen formas de evitarlas. Ya que en muchos de los casos estas son ocasionadas por terceros, cada individuo que se encuentre a cargo del volante es responsable de tomar la mejor decisión para garantizar la protección de sus propios ocupantes y la de los otros carros. A continuación, te contamos algunas de las situaciones de peligro frente al volante y cómo puedes lidiar con ellas.

Primera situación: Frenar de golpe

Esta es la situación de emergencia más común, cuando nos vemos obligados a frenar en seco por alguna razón, bien sea porque un carro se detuvo imprevistamente o porque un transeúnte se atravesó. Es importante tener en cuenta que la acción a tomar depende del tipo de frenos que posee el vehículo, es decir, si tiene o no frenos ABS.

Estos frenos están constituidos con un sistema antibloqueo. En realidad, son una mejora de los mecanismos convencionales que usábamos. Además, tienen muchas ventajas, entre las que se encuentran permitir el cambio de dirección del carro y el frenar más rápido.

Si es el caso, lo que se debe hacer es intentar esquivar el obstáculo y frenar con todas las fuerzas posibles de manera continua. Evita dejar de frenar cuando estés haciendo la maniobra, ya que puedes hacer que el vehículo gire de forma excesiva.

Si, por el contrario, tienes un vehículo sin este tipo de sistemas, lo recomendado por los expertos es evitar el bloqueo de las ruedas. En este caso, debes frenar hasta el punto en que las llantas no se bloqueen. Si en alguna de ellas llegarás a sentirlo, tienes que soltar el freno un poco para que las ruedas se puedan desbloquear e intentar esquivar el obstáculo. Ten en cuenta que, si las llantas se bloquean, no podrás darle dirección al carro.

Segunda situación: Una llanta explota

En caso de que se estalle una llanta mientras estás manejando, trata de no entrar en pánico ni presionar el freno, ya que esto podría generar un mayor accidente. Lo que recomiendan los especialistas es conducir en línea recta y no tocar los frenos. Si dejas de acelerar, se disminuirá la velocidad hasta detenerse, debido a la fricción generada por la llanta estallada. Recuerda utilizar las luces direccionales para informarle a los otros conductores que tienes un problema.

TE PUEDE INTERESAR:  La importancia del descanso y estiramiento en los viajes largos

Tercera situación: Vas rumbo a salirte de la carretera

Para cualquiera de los motivos por los que el auto pueda salirse de la vía, se recomienda mantener la vista siempre en la carretera y dormir bien antes de conducir. En el momento en que el carro se comienza a desviar y dos de sus ruedas pierden contacto con el pavimento, lo peor que puedes hacer es reaccionar exageradamente para corregir el problema. Esto puede generar que el automóvil gire y se voltee.

Lo recomendado sería soltar el acelerador y, cuando se llegue a una velocidad menor, corregir muy despacio hasta volver a poner las cuatro ruedas sobre el asfalto.

Cuarta situación: Tienes que esquivar obligatoriamente

Hay momentos cuando frenar de emergencia no es una buena opción, bien sea porque la distancia con el obstáculo es muy corta, o la velocidad es muy alta, o ambos. Como es una situación muy difícil, se debe pensar con cabeza fría y evitar un giro exagerado.

Mover la dirección de forma excesiva, dejará sin tracción las llantas y hará que el vehículo se voltee. Lo que tienes que hacer para evitar esto es girar suave, pero rápidamente, lo suficiente para esquivar el obstáculo.

Quinta situación: El acelerador está atascado

Nunca debes manejar en chanclas, sandalias, u otros zapatos que puedan salirse de su lugar. Además, es recomendable mantener siempre el carro limpio y los tapetes bien colocados. Con estas recomendaciones evitarás que se atasque el acelerador por accidente.

Sin embargo, puede haber otras causas mecánicas que se salgan de tu control. Para si no puedes identificar el motivo y el vehículo sigue acelerando. Haz lo posible por cambiar a neutro. Esto hará que se desengrane la transmisión y el carro deje de pasar tracción a las ruedas.

Los accidentes de tránsito son muy frecuentes, pero pueden evitarse con algunas precauciones para tener en cuenta en cualquier momento de peligro inminente. Esperamos que hayas aprendido sobre estas situaciones de peligro al conducir y cómo lidiar con ellas. Sin embargo, puede haber muchas variaciones a estas eventualidades. La clave siempre será el tener conocimiento básico sobre ellas y lo que debes hacer.

TE PUEDE INTERESAR:  Licencia de conducción categoría B1: los requisitos paso a paso

Los autos con tecnologías más modernas pueden darte una mayor seguridad y a tu familia. Te recomendamos familiarizarte con tu automóvil, especialmente, con los frenos y practicar estas técnicas de forma segura y controlada. Así disminuirás el peligro frente al volante. Además, muchos de los accidentes son ocasionados por terceros, por eso se recomienda siempre que tengas asegurado tu vehículo.