Cuando tienes un resfriado, por lo general respiras haciendo sonidos extraños, lo cual indica que algo no está bien en tu organismo. De igual manera sucede con tu vehículo, cuando notas ruidos que no son comunes en él. Estos indican que existen componentes que no están funcionando como deberían. Por eso, si no le pones atención, podrías ocasionar fallos más graves, que llevarían a costosos gastos de reparación.

Si eres un fiel amante de tu coche y te gusta siempre tenerlo en las mejores condiciones, presta atención a este post, pues así podrás conocer qué parte de tu auto produce ese ruido extraño que tanto te molesta. Los sonidos de avería más comunes son:

1 Silbido

Lo identificarás porque es un ruido agudo proveniente del capó y se presenta, principalmente, cuando revolucionas el motor. Puede tratarse de una fuga en la bomba de vacío o fallos en el sistema refrigerante, lo cual puede ocasionar sobrecalentamiento del motor y gastos excesivos de combustible. Nuestra recomendación, por si tienes este problema, es que lleves de inmediato el automóvil para que lo revise un experto o tu mecánico de confianza.

2 Rechinamiento en el timón

Se presenta cuando mueves el timón del automóvil en cualquier dirección, produciendo un sonido bastante incómodo. Esto puede ser ocasionado por bajos niveles en la cantidad de aceite, lo cual produce burbujas y, por lo tanto, fallas en el sistema de la bomba hidráulica.

Otro factor puede ser la correa de la bomba hidráulica. Si se encuentra floja, ocasionará balanceos, produciendo ruidos al mismo tiempo que entra y sale de su debido engranaje.

3 Golpe seco

Un ruido seco puede provenir de cualquier parte de tu vehículo. Sin embargo, es muy común notarlo en la parte delantera. Si es así, puede tratarse de fallas en la suspensión, ocasionadas por desgaste o desajustes en los brazos de control, los elementos de estabilización o, posiblemente, en las rótulas.

TE PUEDE INTERESAR:  Transmisión mecánica o automática: ¿cuál te conviene más?

Por el contrario, si el ruido viene de la parte trasera, puede tratarse de un desbalanceo o desajuste de piezas en el sistema de escape.

4 Sonido al frenar

Es uno de los ruidos más incómodos, pues siempre que accionamos el freno nos encontramos con él. Para poder identificarlo debemos prestar mucha atención al tipo de sonido que se produce. Si se trata de uno ronco que aumenta al pisar el freno, es probable que las pastillas se hayan desgastado y estén dañando el disco al rozar metal con metal.

Por otro lado, si escuchas más un silbido que cualquier otra cosa, se debe a vibración en las pastillas de freno, por un material inadecuado o la falta de almohadillas absorbentes. De cualquier modo, esto no reduce la eficiencia en el frenado, pero si resulta bastante molesto.

5 Sonido de reloj (tic tac)

Es muy común en los automóviles y los conductores terminan por acostumbrarse a él. Sin embargo, tenemos que decirte que no es un ruido normal. Cuando proviene del motor, por lo general es producido por pistones con mala lubricación, siendo un indicativo de que debemos cambiar de inmediato el aceite.

Cuando prolongamos los cambios de aceite, el motor sufre fases de recalentamiento, lo cual ocasiona desgaste en sus piezas internas, lo que puede llevar a una falla completa, generando costosos gastos de reparación o, tal vez, el cambio definitivo del motor.

6 Chirrido al girar

Se presenta cuando giramos la dirección del automóvil mientras avanzamos. En ese instante podemos escuchar un sonido rápido y repetitivo, como de matraca. Esto se debe, principalmente, al desgaste de una junta homocinética de los ejes, algo ocasionado, tal vez, por la inexistencia o avería del guardapolvo que la cubre, lo cual conlleva una pérdida excesiva de lubricación.

Es un ruido que debe atenderse con prontitud. De lo contrario, podría ocasionarte daños en la bocina o fallas en las llantas.

TE PUEDE INTERESAR:  Los 8 mandamientos del conductor para un viaje seguro por carretera

7 Ruido en los neumáticos

Si, en algún momento, se te presentan ruidos en los neumáticos, debes prestar mucha atención, pues las varadas por fallas en los mismos son de las más comunes. Estos sonidos, por lo general, indican problemas con la alineación, la suspensión o desgaste en las llantas. Lo que debes hacer es identificar de dónde provienen y luego hacer las debidas reparaciones, para lo cual te recomendamos acudir a un experto o a tu mecánico de confianza.

Como idea para una mayor seguridad, preguntar de vez en cuando a tu copiloto si escucha algún ruido fuera de lo normal. No obstante, si prestas un poco de atención, tú también podrás notar cualquier anomalía que se produzca. Solo son necesarios unos conocimientos básicos de conducción y de mecánica para percatarte.

Como puedes ver, son muchos los sonidos que indican que algo está fallando en nuestro vehículo. Muchas veces, los conductores nos acostumbramos a ellos. Por eso, permanece alerta para que todo vaya sobre ruedas.