Manejar de noche es una actividad que debes llevar a cabo con suma precaución. Estudios de la NHTSA (Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras) demuestran que en la noche se producen tres veces más accidentes que en el día. Esto refleja que las capacidades y el estado de alerta de los conductores disminuye en la noche. Por eso, para conducir de noche, debes seguir algunas recomendaciones que te mostraremos a continuación para evitar accidentes.

9 recomendaciones para la conducción nocturna

1. Duplicar el estado de alerta

Una de las razones por las que el alcohol provoca tantos accidentes es porque disminuye el estado de atención en el ser humano. Cuando el alcohol se mezcla con la noche, en donde la visibilidad queda drásticamente reducida, se da lugar a una combinación letal. Por ello es esencial que evites conducir en estado de alicoramiento. Así mismo, debes doblar tu atención cuando estés conduciendo de noche.

2. Evitar conducir con fatiga

Según la NHTSA, los accidentes automovilísticos por fatiga son mucho más propensos entre la medianoche y las 6 a.m. Por esta razón, conducir a estas horas de la madrugada no es nada recomendable y debes evitar hacerlo. Si no tienes opción, debes tener en cuenta que en carretera te vas a encontrar con otros conductores que pueden ir fatigados y necesitas estar alerta. De igual manera, puedes consumir cafeína, abrir las ventanas para mantener el flujo de aire, cantar o hablar contigo mismo si vas solo. Estas actividades te pueden mantener despierto y atento.

3. Mantener limpio el parabrisas

Los parabrisas sucios son peligrosos para conducir en las noches, ya que dispersan demasiado la luz y aumentan el efecto del deslumbramiento. Algo similar ocurre cuando los faros son los que están sucios, de esta manera se compromete la visibilidad de los demás conductores. Por ello, recuerda limpiar tanto el parabrisas como los faros regularmente. Se recomienda llevar algún kit especial para limpiar estos componentes y mantenerte seguro en carretera.

TE PUEDE INTERESAR:  Aprende cuándo aplicar la conducción defensiva en solo diez pasos

4. Conducir a baja velocidad

Los accidentes por exceso de velocidad son un 37 % más letales durante la noche, según datos de la NHTSA. Esto es ocasionado por la escasa visibilidad y los tiempos de reacción más cortos que implican conducir en las noches. Por eso es importante mantener una velocidad reducida, ya que de esta manera puedes tener un poco más de tiempo de reacción que te puede salvar de una colisión.

5. Mantener el ángulo de los faros correctamente

Si el ángulo de los faros está demasiado bajo, perderás una gran proporción de la visibilidad que se requiere en carretera. Por su parte, si están demasiado altos, correrás el riesgo de deslumbrar a los conductores que vienen de frente. Es muy importante hacer una revisión del ángulo de los faros. En muchos países, las revisiones anuales reglamentarias de los coches hacen mucho énfasis en este aspecto. Si en tu país no es reglamentario, deberías tomar la iniciativa y mandar a revisar tus faros en un lugar de confianza.

6. Correcto uso de las luces altas del coche

Las luces altas de los coches no son correctamente utilizadas por la mayoría de los conductores. Estas pueden ser muy útiles en vías abiertas o en carreteras rurales, sin embargo, no son recomendadas en autopistas concurridas, ya que pueden cegar a los demás conductores. En los autos modernos se viene incorporando un sistema automático que regula las luces en función de la cercanía de otros vehículos.

7. Ajustar la iluminación interior

La iluminación interior demasiado alta puede tener repercusiones en la visibilidad del camino oscuro. Así mismo, puede hacer que las luces de alerta del panel de control no destaquen como deberían. Por ello se aconseja apagar la luz interior del coche y usar las viseras para protegerse del deslumbramiento del alumbrado público.

8. Tener un buen control visual y cuidar tu vista

Para conducir de noche debes tener una buena visión hacia el camino, pero no solo eso, sino también tener el control visual en los laterales y en la parte de atrás. Por ello es importante que revises de manera regular los retrovisores y escanees los flancos mientras manejas en la noche. Cuando se acerque un vehículo, evita quedar cegado por las luces haciendo la mirada hacia un lado y guiándote por la señalización de la carretera. De la misma forma, debes procurar una buena salud de los ojos haciéndote exámenes regulares.

TE PUEDE INTERESAR:  Los cinco accesorios para carro que debes tener en todo momento

9. Usar y probar las luces del auto de manera regular

Las luces altas, las bajas, las de conducción diurna, las direccionales y las luces de los frenos son cruciales y debes usarlas correctamente mientras conduces de noche. Asegúrate de que todo funcione correctamente de forma regular para que no te lleves sorpresas.

Con una buena educación vial se pueden prevenir muchos accidentes. Es cuestión de mantenerte atento y tomar todas las precauciones necesarias para que manejar de noche no se convierta en una actividad de riesgo.