Uno de los aspectos más importantes para que tu auto se desempeñe de la mejor manera es realizar a tiempo los respectivos mantenimientos rutinarios. Esto implica que tengas que llevar tu carro a un taller de confianza, lo que te ocasionará gastos que, en la mayoría de los casos, no estaban en tu presupuesto.

Aunque hacer lo anterior es lo más recomendable, existen algunas acciones derivadas del mantenimiento que puedes hacer en casa con lo cual ahorras dinero, mientras aprendes mucho más acerca de tu compañero de viaje. Si eres un amante de la mecánica o simplemente quieres encontrar una forma de rendir tus finanzas y maximizar tu tiempo, hoy te queremos mostrar las revisiones más comunes que tú mismo puedes realizar.

1. Revisa constantemente los líquidos

La parte hidráulica es fundamental para que los diversos mecanismos de tu vehículo funcionen de manera correcta, por ello, debes ponerle mucha atención y efectuar las revisiones periódicas correspondientes. El primer líquido a chequear es el de los frenos. Verifica que haya suficiente en el compartimiento y que el desgaste no sea excesivo, es decir, que no tenga un color pardo oscuro.

De igual manera, debes revisar el aceite de motor, así como el líquido para la transmisión y el de la dirección hidráulica. Si alguno de estos presenta un nivel bajo, podrás complementarlo con la cantidad necesaria (previa revisión de la existencia de fugas), o cambiarlo completamente si notas que su tiempo útil ya ha terminado.

2. Monitorea la presión de los neumáticos

No importa qué tipo de auto utilices, o si transitas mayor tiempo en vías pavimentadas en buen estado, debes verificar el estado de tus llantas periódicamente y asegurarte de que todas tengan una presión similar. Si tus neumáticos poseen presiones diferenciadas, de igual manera tendrán desgastes diferentes, lo cual conlleva a un cambio prematuro de llantas que, de no hacerlo, podría ocasionarte un accidente.

En el mercado puedes encontrar gran variedad de elementos con precios accesibles que te permiten medir la presión de aire. Estas herramientas te serán de ayuda al momento de monitorear el estado de tus neumáticos.

TE PUEDE INTERESAR:  Carro híbrido: potencia y ahorro en dos sistemas. ¡Descúbrelo!

3. Haz el cambio de bujías

El funcionamiento de las bujías es vital para que no tengas contratiempos con tu auto, pues son las encargadas de potenciar la ignición del combustible que hace que los pistones se muevan verticalmente. Una sola de ellas que no responda o presente fallas te producirá pérdidas de potencia y dificultades para arrancar el motor.

Para que puedas hacer los cambios y calibraciones de las bujías, primeramente, es necesario que tengas a tu disposición una herramienta conocida como calibrador. Si ya lo tienes, entonces ¡manos a la obra!

Apaga el motor y retira el cable de alimentación. Una vez hecho esto, con ayuda de una llave especial (que también debes comprar), desenrosca las bujías y luego cámbialas por las nuevas, las cuales tienen que estar previamente calibradas.

4. Reemplaza el filtro de aire

El filtro de aire es el encargado de retener la suciedad existente producto de la polución y evita que esta llegue al motor y le produzca inconvenientes. Si se encuentra muy sucio o muy desgastado, tu auto perderá potencia y tenderá a apagarse mientras conduces a bajas revoluciones. Por tal razón, debes hacerle constantes revisiones y cambiarlo si es necesario.

Es esencial que lleves un control de los cambios de filtro. De esta manera, puedes establecer una relación con el kilometraje y cambiarlo según una distancia determinada. No obstante, debes tener en cuenta que transitar en terrenos polvorientos ocasionará un desgaste mucho mayor y tendrás que reemplazar el filtro de aire en un tiempo menor.

5. Cambia las luces

Realizar el cambio de un foco fundido también forma parte de los mantenimientos que puedes efectuar en casa. Hacer esto, permite que tu auto sea una máquina segura para transitar en la oscuridad y te evitará posibles infracciones de tránsito. Nos gustaría recomendarte que siempre lleves una bombilla de repuesto, así como herramientas para quitar los seguros que las fijan al soporte.

El cambio de bombillas varía según el modelo de tu auto, por lo cual se hará necesario leer el manual del fabricante antes de intervenir. Sin embargo, te podemos asegurar que son procesos muy sencillos y que no tendrás mayores inconvenientes al efectuarlos.

TE PUEDE INTERESAR:  6 ventajas poco conocidas de comprar un carro usado

Como pudiste darte cuenta, son muchas las acciones de mantenimiento que puedes realizar en la comodidad de tu casa o garaje. Solo tienes que contar con algunas herramientas básicas y documentarte con el manual del automóvil antes de entrar en acción.

Aunque tú mismo puedes realizar estos mantenimientos, también te recomendamos que de vez en cuando (por lo menos una vez cada seis meses), lleves tu auto a tu taller de confianza y le hagas una revisión general. Allí podrán detectar cualquier tipo de inconveniente que hayas pasado por alto y que afecte el funcionamiento de tu vehículo.