Al hablar de las carreras más importantes del automovilismo, es inevitable no incluir a una de las más representativas y quizá la más famosa de ellas. Exacto, así como lo estás pensando, estamos hablando de las 500 millas de Indianápolis, una carrera legendaria en el mundo del motor.

La famosa competición, también conocida como Indianápolis 500 o Indy 500, es uno de los eventos más antiguos dentro de las carreras para monoplazas de alta velocidad. Se celebra anualmente en el óvalo Indianápolis Motor Speedway, localizado en el estado de Indiana, Estados Unidos.

Un poco de historia

El complejo automovilístico en donde se desarrolla el evento fue construido en el año de 1909 y ese mismo año se llevó a cabo la primera carrera automovilística de la historia. El interés generado por la carrera fue tal, que aproximadamente 12 000 personas asistieron. En esa ocasión, el ingeniero austríaco Louis Shwitzer se llevó la victoria promediando una velocidad de 92 km/h.

Sin embargo, la pista construida en alquitrán y gravilla provocó varios accidentes que confluyeron en pérdida de vidas, lo cual redujo considerablemente el número de espectadores que asistían a los eventos. Para 1911, la organización del evento reacondicionó el lugar y se llevó a cabo la primera edición anual de las 500 millas de Indianápolis.

¿Cuántos pilotos participan?

El circuito de Indianápolis está conformado por un óvalo de 2,5 millas de longitud, incrustado en el circuito deportivo más grande del mundo. Allí participan 33 pilotos que se reparten en líneas de tres participantes a lo largo de once turnos en la parrilla de salida.

No obstante, no siempre se realizó de esta manera, pues entre 1912 y 1914 se permitieron en la competencia 30 bólidos y entre 1916 y 1918 corrieron 40 participantes. El máximo de competidores se configuró en el año de 1933, en donde 42 pilotos lucharon por el campeonato. El formato actual que regula el número de participantes se estableció a partir de 1934, tomando en cuenta parámetros como la longitud del óvalo y la velocidad de los autos.

TE PUEDE INTERESAR:  Carrol Shelby y la exitosa historia de uno de los padres del automovilismo

Calendario y recorrido

Para completar la carrera, los pilotos de F1 o de Indycar conducen durante 200 vueltas alrededor del óvalo en sentido antihorario, lo cual les toma entre seis y siete horas aproximadamente. Años atrás la competición se llevaba a cabo alrededor de la festividad del Memorial Day, y en 1974 se llegó al acuerdo de que esta se llevaría a cabo durante el domingo siguiente a la celebración.

Condiciones climáticas

Por cuestiones de seguridad, debes saber que tanto los entrenamientos como la carrera en sí se llevan a cabo en condiciones favorables, es decir, sin presencia de lluvia. En caso de que existan precipitaciones instantes previos a la carrera, esta se pospone hasta que las condiciones climáticas mejoren.

Si, por el contrario, la lluvia se hace presente en pleno evento, los jueces tienen la potestad de parar la carrera y cerrar el resultado tal y como se encuentre en la clasificación en ese momento.

El espejo retrovisor

El primer campeón de la carrera, Ray Harroun, no solo será recordado por ser el ganador en la primera edición en 1911, sino también por ser el primero en utilizar un espejo retrovisor, invento que no había sido utilizado hasta el momento. Con este artefacto pudo ganar la carrera partiendo desde el puesto 28, ostentando el título junto a Louis Meyer, en ganar el certamen ascendiendo desde la posición más retrasada.

Mujeres piloto en Indianápolis

Como seguro que ya conoces, en las carreras de bólidos la mayoría de los participantes son hombres, sin embargo, algunas mujeres no han creído en la historia del sexo débil y se han lanzado a la pista para ver la acción de cerca.

La primera dama en participar fue Janet Guthrie, quien formó parte de la línea de carrera entre 1977 y 1979. Para el 2009, tres mujeres formaron parte de la importante competición, Sarah Fisher, Danica Patrick y la venezolana Milka Duno.

TE PUEDE INTERESAR:  Conozcamos uno de los padres del automovilismo: Roland Gumpert

El trofeo

A los ganadores de la competencia se les hace entrega del trofeo Borg Warner, una de las insignias más conocidas y codiciadas en el mundo del deporte desde 1936.

Este es un trofeo fabricado en plata y su principal característica es que tiene grabados en relieve los rostros de todos los ganadores desde la primera edición. Ha sido entregado a grandes pilotos, como Louis Meyer (el primero en recibirlo), A.J. Foyt, Al Unser, Hélio Castroneves y, por supuesto, Juan Pablo Montoya, el primer piloto de habla hispana en ganar la competencia.

Las 500 millas de Indianápolis, más que algo exclusivamente automovilístico, es un homenaje al deporte, un homenaje a los héroes que cayeron en batalla. Es una fiesta sagrada para las personas de Indiana y el resto del mundo, y una lucha para sobrevivir dentro de la pista por parte de los pilotos, los cuales sin importar su posición, tienen chances de alcanzar la gloria. Estas cosas la hacen especial, esto la hace diferente, la hace suprema.