El Porsche 911 GT1 es un automóvil deportivo de carreras que data de mediados de los años 90. El modelo se creó con la intención de Porsche por competir en la categoría GT1, la cual exigía que los coches participantes fueran también coches de calle.

Fabricantes como McLaren y Ferrari, basaron sus modelos para la GT1 en autos que ya estaban en las calles, como es el caso del McLaren F1 y el Ferrari F40, versiones bastante modificadas de coches para el público.

Sin embargo, Porsche invirtió las cosas y diseñó un modelo deportivo para las carreras del cual fabricaron una serie limitada posteriormente para usarse como deportivo de calle. De esta manera surgió el 911 GT1 Straßenversion (versión callejera).

Fue así como la marca alemana pudo cumplir con la exigencia de la FIA de contar con una versión legal para la calle con propósitos de homologación.

Historia del Porsche 911 GT1

A mediados de los 90 se reanudaron las carreras internacionales de coches deportivos. La organización a cargo de la competición fue la BPR Global GT Series, que luego se convirtió en el Campeonato FIA GT. Con esto, el fabricante Porsche se interesó por volver a las altas competencias de carros deportivos.

Por ello se dio a la tarrea de cumplir las reglas de la competencia y su estrategia fue crear un auto completamente nuevo con el estandarte del 911.

Era muy poco lo que lo emparentaba con el 911 clásico. La única característica que los hacía semejantes eran los faros delanteros y traseros. La parte frontal del chasis del 911 GT1 era igual a la del 993, mientras que la parte trasera fue compartida con el 962. De este auto también se tomó la refrigeración del motor con agua, 4 válvulas por cada cilindro 3.164 cc (3.2 L) alimentado por Bosch Motronic 5.2 en inyección de combustible, doble turboalimentado e intercalado.

TE PUEDE INTERESAR:  El legado de Frank Williams en la F1

El motor era medio trasero. Este diseño de tracción media trasera se diferenciaba del motor trasero del 911 convencional. La primera competencia del 911 GT1 tuvo lugar en BPR Global GT Series, en el circuito Brands Hatch 4 horas. En esa ocasión, Hans-Joachim Stuck y Thierry Boutsen consiguieron una victoria con bastante ventaja.

En el año 1996, el 911 GT1 cronometró la velocidad máxima de 330 kilómetros por hora, recorriendo la famosa Mulsanne Straight, durante una sesión de práctica para las 24 horas de Le Mans de ese mismo año.

Para la temporada de 1997, Porsche presentó el 911 GT1 Evo (evolution), este auto presentaba novedades en la carrocería delantera y faros que anunciaban la nueva generación del 911. La actualización tenía el mismo motor, pero el diseño era más aerodinámico y eso lo hizo algo más rápido. En el circuito de La Sarthe, en Le Mans, alcanzó una velocidad máxima de 330 kilómetros por hora, igual que la versión anterior, pero esta vez presentó una mayor aceleración.

En el año 1998 se presentó un diseño completamente novedoso. Esto debido a que la competencia estaba presentando innovaciones importantes que los proyectaban como favoritos. Para poder competir con el Toyota GT-One y con el Mercedes-Benz CLK-GTR, el 911 GT1 se adaptó al prototipo reinante de los modelos deportivos en los que predominaba la aerodinámica y la reducción del peso. La carrocería se alejó bastante de los modelos predecesores y se adaptó una nueva caja de cambios secuencial que disminuyó el tiempo de turno.

En las 24 horas de Le Mans de 1998, el 911 GT1-98 cumplió con las expectativas y supo aprovechar las fallas de sus rivales y obtuvo el primer y segundo lugar gracias a su resistencia en la pista de carreras. Con esta victoria, Porsche consiguió su 16º triunfo en esta importante carrera de resistencia, lo que pone a la marca alemana por delante de cualquier otro fabricante en la historia de las carreras de coches.

TE PUEDE INTERESAR:  La Formula 1 Nord Schlaufe, un circuito impresionante e importante

De la pista de carreras a las calles

El reglamento de la competencia GT1 acordaba que, para ser elegibles para las carreras, de los modelos se debían fabricar 25 ejemplares para su uso en carretera. Los dos prototipos que Porsche desarrolló del 911 GT1, fueron legalmente aprobados por la organización.

La primera fue sacada en 1996 y el Ministerio Federal de Transporte, Construcción y Desarrollo Urbano de Alemania avaló las pruebas de cumplimiento. El segundo prototipo del carro quedó en manos de un coleccionista privado de Bahréin, Khalid Abdul Rahim. Ambos prototipos tienen los característicos faros del 993. Del 911 GT1 Straßenversion o de calle solo existieron 25 unidades que fueron sacadas en 1997 y tenían faros estilo 996.

El Porsche 911 GT1 es un carro legendario porque supo competir y salir triunfador frente a otros fabricantes como Mercedes Benz y Ferrari, los cuales invertían mucho en diseño e innovaciones. Con ello, Porsche se ganó la distinción de ser uno de los fabricantes de carros más confiables y modernos.

imagen