El Santuario de las Lajas es un lugar místico, lleno de historia y que nunca se olvida. Combina la belleza natural con la de lo creado por el hombre. Su imponente construcción rodeada de un paisaje único es una vista que se puede comparar con pocos lugares en el mundo.

Como ya sabes, Colombia está lleno de lugares de ensueño a lo largo y ancho de su territorio. Hay de todo, desde paisajes naturales que quitan el aliento, hasta construcciones de estética exquisita o bonitos poblados con gente agradable. Tener la posibilidad de visitar con calma cualquiera de estos sitios turísticos es lo que algunas personas necesitan para recargar las baterías en estos tiempos en que los ritmos de vida son tan acelerados.

Un paraje inolvidable

El santuario tiene un origen religioso. Según la historia local, en una de las cuevas de Las Lajas se apareció la virgen María a una mujer y su hija sordomuda, quien luego de ver la aparición, habló por primera vez. Posteriormente, esta misma mujer le rogó nuevamente a la virgen que resucitara a su niña muerta. Cuando contó lo sucedido, los locales se maravillaron. En honor a ese milagro, la población decidió erigirle un santuario. La construcción ha cambiado mucho a lo largo del tiempo, dado que varios arquitectos y constructores le han agregado cosas, de tal forma que pasó de ser una pequeña choza de madera y paja, al impresionante templo gótico que se ve hoy en día sobresaliendo sobre el cañón del río Guáitara

¿Cómo llegar?

Desde Bogotá a Pasto el trayecto dura, aproximadamente, de 15 a 17 horas en carro. Se pasa por 15 peajes en varios municipios, por lo cual se recomienda detenerse a descansar en cualquiera de estos pueblos y disfrutar de la estancia. Una vez en Pasto, el trayecto a Ipiales es corto, son solo unos 10 o 15 minutos. Ya estando en Ipiales, desde el centro de la ciudad al santuario hay unos 7 kilómetros. Es posible irse caminando en carro, taxi o bus.

TE PUEDE INTERESAR:  Por qué debes conocer nuestro bello Parque Nacional Natural Sumapaz

¿Qué hacer en Ipiales?

Una vez visitado el Santuario de las Lajas, hay una variedad de opciones para continuar con la visita a Ipiales. Aprovechar la cercanía con ecuador y cruzar la frontera, disfrutar de otros sitios turísticos como la catedral en el parque local, el comercio local, o probar algunos platos de la gastronomía local.

Gastronomía

Un plato típico de Ipiales es el cuy asado, un roedor que se encuentra en esta región del país y que suelen comer los lugareños. Otros platos populares son: carne de los Chilcos, Poleada, Hornado o Cerdo hornado, Envueltos y tamales.

Ecoturismo

En Ipiales hay muchas opciones para hacer senderismo, hacer deporte y, al mismo tiempo, disfrutar del paisaje. Cuenta con 8 senderos muy populares, que se pueden recorrer en bicicleta o en grupos de personas. Admira la flora y fauna local, además de los múltiples miradores que hay en diversos puntos del municipio.

Frontera con Ecuador

A 3 kilómetros de Ipiales se encuentra el puente internacional Rumichaca entre Ecuador y Colombia. El tránsito es libre y todos aquellos que visitan Ipiales pueden aprovechar para conocer el vecino país y su cultura. A poco tiempo de Ipiales se puede conocer la ciudad de Tulcán. Allí, un punto de interés es el cementerio de Tulcán, bastante conocido por sus figuras representativas de la flora y fauna ecuatoriana. A pocas cuadras de allí, se puede ir al mercado central, en donde se puede disfrutar de la gastronomía ecuatoriana.

Destino excepcional

Ipiales y el Santuario de las Lajas son un rotundo sí como motivación para recorrer el país por vía terrestre, aprovechando la diversidad de paisajes, climas y culturas. Como este lugar de ensueño hay muchos otros que esperan ser visitados. ¡Anímate!