Mantener tu carro impecable puede ser dispendioso y, a veces, costoso. Por eso, debes ser práctico e inteligente a la hora de asearlo. Cuando se trata del pelaje que dejan nuestros amigos caninos, la tarea se complica aún más. Como queremos que nuestros perros nos acompañen a todos lados, es mejor enterarnos de los distintos trucos fáciles para quitar los pelos de perro del carro.

Una imagen que te hará recordar fácilmente cómo quitar esos pelos es la lengua de un gato. La lengua de un felino está especializada en enfrentarse a los pelos finos; ademas de limpiarlos, también los levanta y produce las famosas y no tan queridas bolas de pelo. Es útil pensar en esta lengua texturizada, seca, áspera, que recuerda a un cepillo, a una piedra o a una toalla, porque nos recuerda que debemos acudir a texturas parecidas.

Quitar los pelos del perro con 5 formas eficaces

Pedazo de neumático

Con un cuchillo, navaja o cortador, pero sobre todo, con mucho cuidado, corta un pedazo de un neumático viejo. Puede ser de carro, moto o bicicleta y, preferiblemente, debe conservar algo de su relieve y de su textura. Te proponemos cortar cuadrados de distintos tamaños y que no superen por más de 10 centímetros el tamaño de tu mano o la de la persona que va a limpiar. Si tu mejor amigo dejó pelos hasta en los rincones más pequeños, corta un cuadrado pequeño para alcanzarlos.

Estos retazos de neumático funcionarán como cepillos que jalarán el pelo gracias su material texturizado. Un elemento de los neumáticos que nos recuerda a la lengua del gato son esos “pelos” de caucho que sobresalen de las ruedas nuevas. Sí nuestro retazo de llanta cuenta con varios de esos “pelos”, nuestra labor será más efectiva y tendremos más tiempo de lanzarle la pelota al autor de los hechos.

Slime

Para este caso, acudiremos a un material típico de la diversión infantil. En distintos juegos y de diferentes maneras se presenta al slimeun material gelatinoso, viscoso, pegajoso, en un estado entre sólido y líquido y que, además, es muy fácil de hacer en la casa. Solo debes mezclar azúcar y champú en un vaso hasta conseguir la textura. Luego, deja la mezcla en el congelador dos horas y ¡ya tienes tu slime! Su forma le permite alcanzar espacios irregulares, ya que tiene la capacidad de tomar la forma de su contenedor y, puesto que es pegajoso, se lleva cualquier objeto tras su paso. Si no tienes ganas de hacer slime, podrías utilizar un limpiatipos, que es una especie de borrador que usan los dibujantes y que tiene la misma capacidad que el slime. No es tan liquido y es de un tamaño pequeño, pero puede funcionar.

TE PUEDE INTERESAR:  Elementos de seguridad adicionales para tu auto, lo que debes saber

Guantes de goma con textura

Los guantes de goma tradicionales que usamos para lavar los trastes funcionan debido a su material de caucho. Para llevar este método al siguiente nivel, podemos emplear los que vienen con una textura integrada. Estos están diseñados para lavar la losa sin esponja y cuentan, al igual que los neumáticos, con unos “pelos” de caucho. Esta característica hará que el proceso de recogida sea más efectivo, pues logrará entretejer con más agarre las fibras de la tapicería y levantará así una mayor cantidad de pelos.

Unos guantes muy parecidos y que, explícitamente, están diseñados para el pelo de los perros son los que se usan para peinarlos. ¡La respuesta siempre estuvo frente a nosotros! Su función es recoger los pelos que sobran en nuestros amigos peludos y tendrán la misma efectividad sobre los tapetes. Sobre ellos podremos pasar el guante con más fuerza.

Escurridor de pisos o ventanas

Este familiar de la escoba y del limpiavidrios, que usamos para trapear o limpiar los pisos y ventanas, nos funcionará sobre todo para las tapicerías más finas. No nos referimos a las más costosas, sino a las menos ásperas y de fibra más delgada. El escurridor es un aliado importante porque, además de ayudarnos con las ventanas, también lo hará con los tapetes. Su esponja firme se encarga de absorber principalmente el líquido y es capaz también de romper las ataduras entre las fibras y los pelos. Logra que los pelos se junten y sean más fáciles de agarrar. Este quizá no sea el método más efectivo, pero si lo tienes a la mano puede ser un buen primer paso.

Aislantes

Los pelos en el tapete parecen estrellas en el espacio. Nos recuerdan a lo infinito y a lo microscópico. Por eso, lo mejor es evitar desde el principio el contacto entre el pelaje y la tapicería. Solo basta con poner un aislante que cubra los asientos mientras viajamos con nuestro amigo fiel: una cobija, un plástico, bolsas, forros, un cartón… Bueno, varias opciones tendrás a la mano. Ahorra tiempo para compartir con tu perro, no con tu tapete.

TE PUEDE INTERESAR:  Mantenimientos rutinarios que puedes realizar, lo que debes saber

Esos fueron ejemplos de materiales que nos ayudarán a levantar los pelos de perro incrustados en las fibras de la tapicería. Además, lograrán llegar a lugares donde una aspiradora común no alcanza.