Las cajas de cambio automáticas tienen una serie de letras que necesitarás conocer para empezar a conducir. Veamos todos los detalles.

Las letras de las cajas de cambio automáticas

Cualquier conductor que maneje un vehículo que tenga cajas automáticas debería saber qué significan cada una de las letras. El aprendizaje, si bien se da a través de la práctica, requiere de una teoría que informe de para qué sirve cada movimiento.

Puede estés acostumbrado a las cajas de cambio tradicionales y no sepas cuáles son las distintas letras que existen. Pues bien, lo primero que debes saber es que su funcionamiento se basa en el concepto prindle.

Prindle es la pronunciación que los ingenieros le dieron al selector de las marchas en la transmisión automática, cuyas iniciales eran PRNDL. Esto es así porque, históricamente, existen las siguientes posiciones: Park, Reverse, Neutral, Drive y Low.

El significado de cada letra

A continuación, aprende qué significa cada una de las letras de las cajas de cambio de los coches automáticos.

Parking, Reverse, Neutral y Drive

P (Parking). En español, puede traducirse como “estacionamiento”. Hablamos de la posición en la que el vehículo está detenido, ya que el funcionamiento implica bloquear la caja para que el coche no se mueva. Esto se aplica tanto para el motor apagado como para un motor en marcha. Cada vez que te bajes del auto, deberás dejarlo en esa posición.

R (Reverse). Se puede traducir como “reversa”. Básicamente, implica la marcha atrás del vehículo. Se trata de un símbolo similar al de las cajas de cambio manuales, ya que si te posicionas sobre él, lo que estarás haciendo es que el vehículo se desplace únicamente en retroceso. Es ideal para los momentos en los que debes estacionar, por ejemplo.

N (Neutral). Se trata, junto con la posición P, de las únicas selecciones que funcionan tanto con el motor prendido como apagado. Básicamente, se traduce como “neutro”, aunque en algunos lugares la conocen como punto muerto. La caja no se engranará a ninguna marcha, por lo que el auto no avanzará, aunque presiones el acelerador. La diferencia con la P ocurre en que en neutral la caja no quedará bloqueada, por lo que el coche podrá moverse por inercia. Por eso, si quieres evitar que tu vehículo descienda en una pendiente, deberás accionar el freno de mano.

TE PUEDE INTERESAR:  Aprende a usar los cables pasa corriente para encender tu carro

D (Drive). Traducido como “conducir”, se trata de una de las funciones más usadas. Básicamente, se maneja el vehículo hacia adelante, ya que es la instancia en la cual se hacen las transmisiones de velocidades de forma automática. Por ende, las marchas suben al aumentar la velocidad y se reducen automáticamente cuando tienes que frenar.

Low: 1st y 2nd

L (Low). En este caso, vemos que, dependiendo del modelo, podría aparecer por los números 1, 2 e incluso pueden agregarle el 3. Se trata de una posición en la que se incrementa la potencia del motor a bajas velocidades. Es de utilidad para trabajar a mayor revolución y para tener un ascenso más pronunciado. Sin embargo, también puede servirte para contener la tracción en un descenso, pues te ayuda a gestionar mejor los frenos. Los números dependen de la inclinación que tenga tu vehículo. Por eso, el 1 es para terrenos muy empinados, mientras que el 2 o el 3 implican una menor velocidad.

Sport

S (Sport). Se trata de una posibilidad que se da en algunos vehículos modernos (especialmente los deportivos), los cuales tienen un doble funcionamiento de las cajas de cambios si son coches hidromáticos. Es una función secuencial que deja que el conductor controle las marchas de velocidades, similar a lo que sucede con las transmisiones manuales en los coches clásicos. Por ende, la secuencia de los cambios se genera a través de los selectores hacia arriba o abajo, mientras se aumenta o baja la velocidad.

El uso de las transmisiones automáticas

Cada vez es más común que las personas se decanten por vehículos automáticos. Sin embargo, no todos saben cómo es el funcionamiento, aunque es relativamente sencillo. Para arrancar, necesitas pisar el freno y girar la llave. Otra alternativa es que puedas presionar el botón de encendido.

Cuando lo enciendas, vas a tener que pisar el freno. Ahora, si quieres andar, vas a tener que situar la palanca en D mientras pisas el freno. Luego, suelta el freno y acelera, ya que andarás poco a poco sin preocuparte por el cambio de marcha. Recuerda que, para pasar de una letra a otra, deberás pisar el freno.

TE PUEDE INTERESAR:  Guía básica para adelantar vehículos de manera segura en la carretera

Ya sabemos cuáles son las letras de las cajas de cambio automáticas, para qué sirven y cómo es el funcionamiento a la hora de conducir. ¡Por cierto! Es fundamental que sepas que un coche automático no es algo inalcanzable, sino que existen muchos vehículos usados de altas prestaciones que te permitirán descubrir una nueva forma de manejar mucho más relajante.