¿Sabías que el Parque Nacional Natural Sumapaz es el área de páramo más extensa del mundo? Pues, es cierto, y te alegrará saber que este maravilloso lugar se encuentra a solo 2 horas de Bogotá. Esta es la distancia perfecta para disfrutar un viaje en carro y pasar una jornada en medio de la naturaleza y volver a la ciudad en la tarde.

Además de su magnífica extensión, este parque destaca por su inigualable belleza, valorada por los expertos naturalistas de todo el mundo. De tal forma que se le considera como el páramo más bello del mundo por su topografía, su flora y su fauna. Además de toda la mitología endémica que tejieron en torno a él sus habitantes originarios, los indios sutagaos y los muiscas, para los cuales el páramo era el lugar que habitaban sus dioses; y, sinceramente, lo que puedes ver a sus más de 4000 m s. n. m. de altitud te hace creer que es posible.

Para llegar al Sumapaz desde Bogotá, dependiendo del lugar de la ciudad en el que te encuentres, debes conducir hacia el sur de la ciudad con destino a la localidad de Usme, desde Usme debes fijar rumbo hacia el corregimiento de San Juan, Cundinamarca; finalmente, desde este corregimiento podrás llegar a la entrada del parque en pocos minutos.

3 experiencias inolvidables que puedes vivir en el Sumapaz

Este destino lo vas a disfrutar mejor si amas encontrarte con el cielo.

1. Senderismo en medio de frailejones

El senderismo es el plan perfecto para hacer en el Sumapaz, un destino ideal para los aventureros amantes de la niebla, los espacios abiertos, la flora y la fauna. Los habitantes del lugar con los que más te vas a encontrar son los frailejones, estas plantas, que puede tener varios cientos de años, son en gran medida las responsables de que las ciudades y los pueblos aledaños tengan agua. Los frailejones pueden almacenar en su estructura varias decenas de litros de agua, este líquido nutre la planta durante meses y funciona como una reserva acuífera que contribuye al ecosistema y abastece los ríos y quebradas.

TE PUEDE INTERESAR:  La importancia del descanso y estiramiento en los viajes largos

2. Encuentro con la ruta del agua

En el páramo se pueden apreciar numerosos lagos, lagunas y quebradas que riegan la sabana y las tierras más bajas. Entre las reservas hídricas más populares del lugar se encuentra la Laguna Alar Pasquilla, la Laguna de Chisacá o de Los Tunjos, La laguna Negra y la Laguna Bocagrande. Se estima que todo el parque es un depósito acuífero que abastece las cuencas de los ríos Magdalena y Orinoco. Los expertos prevén que este lugar será la fuente de agua más importante que tendrá la ciudad de Bogotá en su futuro cercano.

3. Avistamiento de la fauna endémica

En el territorio del Sumapaz habitan numerosas especies de aves y de mamíferos. Con algo de suerte vas a poder conocer en persona las especies más célebres de la reserva, como lo son el oso de anteojos, el puma o león de montaña, el tigrillo, el majestuoso cóndor de los Andes, el venado de cola blanca, la danta de páramo, el águila real, el pato de los páramos, varias especies de colibrí y de mariposas, así como conejos y curíes.

Ingresar al parque es totalmente gratis y, como ya te mostramos, es muy fácil llegar allí desde Bogotá. Si estabas buscando razones para visitar este maravilloso lugar, ya las tienes de sobra. No esperes más para nutrir tu espíritu aventurero, pero hazlo con responsabilidad, recuerda no arrojar basuras y respetar a las diversas especies animales y vegetales con las que te vas a encontrar allí. No nos queda más sino desearte una buena rodada y estancia en nuestro querido Parque Nacional Natural Sumapaz.