A lo largo de los años las escuderías han sacado a la venta numerosos modelos con el fin de que estos sean homologados como autos de carreras. Por ello, vemos en las calles hermosas máquinas que deberían estar en las pistas, pero que están allí para cumplir los deseos de algunos fanáticos. Un bólido emblema de este tipo es el Mercedes Benz CLK GTR, uno de los autos más espectaculares y llamativos de la escudería alemana a lo largo de la historia.

Si tú, al igual que nosotros, eres un amante de estos vehículos homologados que hacen estremecer el pavimento urbano en cada acelerada, te invitamos a conocer un poco más acerca de este increíble auto de finales de los noventa.

Historia

A diferencia de otros modelos como el McLaren F1, cuyo diseño para las carreras estaba inspirado en el modelo de calle de la escudería inglesa, el Benz CLK GTR tomó un camino totalmente diferente haciendo el proceso a la inversa. Es decir, que se convirtió en un auto excepcional de carreras homologado para la calle.

El CLK GTR es un automóvil super deportivo de alta competencia creado por el fabricante Mercedes Benz con el fin de participar en el Campeonato FIA GTR en 1997. Aunque su misión principal eran las carreras, se vendieron algunos modelos de calle, según lo estipulado por las normativas de la competición en ese momento.

Este modelo de la escudería alemana es uno de los autos que menos tiempo ha tardado en su fabricación. Lo decimos porque desde el boceto inicial hasta el punto de partida en competencia, AMG tardó solamente cuatro meses para que fuera probado en un circuito español antes de ser lanzado a las grandes competiciones.

Su participación en las pistas

El primer CLK GTR de competencia tuvo como piloto al alemán Bernd Schneider, quien logró clasificarse en la pole del circuito de Hockenheimring a finales de marzo de 1997. Esto hizo que numerosos clientes (más de 300) mostraran el interés sobre las 25 unidades que saldrían a las calles, y se pusieran en la lista de espera.

TE PUEDE INTERESAR:  Ford RS200, un monstruo deportivo que evolucionó en las calles

Tras un irregular inicio de temporada, el auto pudo hacerse con victorias en las pistas del antiguo A-1 Ring (actual Red Bull Ring), además de Suzuka, Donington, Sebring y Laguna Seca. Esto le permitió alcanzar el título de constructores para Mercedes AMG y coronó como campeón de pilotos a Schneider, quien tuvo un balance bastante positivo al lograr seis victorias y dos segundos lugares en once carreras en las cuales estuvo presente.

Paso de las pistas a las calles

El CLK GTR fue un auto espectacular, sin embargo, tuvo muy poco tiempo para demostrar su capacidad en las pistas, pues para 1999 la clase GT1 de la FIA fue cancelada y todos los planes de competencia de la escudería quedaron frustrados. No obstante, Mercedes Benz tenía la obligación de entregar el resto de los 25 ejemplares, de los cuales todos estaban equipados para conducir a la derecha, a excepción de uno fabricado exclusivamente para Hassanal Bolkiah Sultán de Brunéi.

La diferencia del modelo de calle y el de carreras son mínimas, pues la escudería alemana no quería incrementar el precio final, por lo tanto, las comodidades no serían el objetivo principal. A pesar de ello, era un espécimen muy hermoso, el cual nos deslumbra con su aire acondicionado e interiores de piel. Además de ello, le fueron habilitados dos compartimentos y un sistema de tracción, buscando con ello seguridad al momento de conducir.

Un precio que vale la pena pagar

Este bólido está registrado en el libro de los Guinness Récords como el auto de producción más caro hasta el momento con un precio estipulado en 1 547 620 dólares.

Hoy en día, podemos ver algunos de estos bólidos de la versión de calle en algunas subastas, en donde sus precios, como podrás imaginarte, son cifras desorbitantes a las cuales solamente algunos pueden acceder. Esto hace de este modelo una auténtica reliquia.

Además de los CLK convencionales, se modificaron cinco unidades que recibieron el nombre de Roadster. Estas versiones fueron transformadas removiendo sus techos, además de reconstruir el capó. El alerón trasero fue también modificado y reemplazado por uno diferente. Otra particularidad de esta variación era que poseía una rejilla diferente, la cual tenía una estrella del símbolo de Mercedes Benz más grande de lo habitual.

TE PUEDE INTERESAR:  Conoce el Porsche 911 GT1, un increíble deportivo de pista y calle

Como pudiste darte cuenta, este auto fue un ícono del automovilismo. Tal vez llegó demasiado tarde a la competencia para la cual fue creado, o no tuvo suficiente suerte. No obstante, fue un bólido que nos marcó y nos impresionó debido a su belleza y agresividad.

Los modelos de calle han hecho que muchos videojuegos como Need for Speed, Gran Turismo, Forza Motorsport, entre otros, lo hayan puesto en sus diferentes versiones. Curiosidades como esta hacen que el Mercedes Benz CLK GTR sea uno de los autos más recordados y admirados por parte de los aficionados del mundo motor.