Hasta hace unos años, el inflado de llantas con nitrógeno era usado únicamente en los autos de Fórmula 1, aviones y vehículos militares. Sin embargo, su utilidad se ha popularizado y se ha iniciado a usar en autos de uso citadino y familiar. Por esto, es clave preguntarse si para nuestras llantas y vehículos es mejor el aire o el nitrógeno. Demos un vistazo a las ventajas y desventajas de usar este gas.

Ventajas del uso del nitrógeno

1. La diferencia entre el aire común y el nitrógeno radica a nivel molecular. El aire tradicional está compuesto en un 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y 1% de otros gases y vapor de agua. Esta composición hace que el aire con el que normalmente se inflan las llantas de tu vehículo sea un gas húmedo que afecta las llantas y los rines.

2. Al ser un gas frío y de densidad poco variable, no tiene problemas con la humedad, ni con los cambios de temperatura. Esto hace que la presión y el parche de contacto se mantengan óptimos.

3. Será difícil que haya un escape de nitrógeno en la llanta. La presión de inflado se mantendrá correcta por más tiempo, gracias a que sus moléculas son más grandes que las del aire común. Normalmente un neumático inflado con aire pierde 2 libras de presión al mes, una llanta con nitrógeno pierde esta misma presión en aproximadamente seis meses.

4. El nitrógeno contribuye a extender la vida útil de las llantas, pues protege los aros de oxidación. Garantiza un desgaste uniforme del neumático y conserva su flexibilidad. Su tiempo estimado de vida es de 187 000 km, mientras que las que se inflan con aire es de 150 000 km.

5. No es un gas corrosivo, así que no dañara los neumáticos ni los rines de tu automóvil. Además, al no emitir dióxido de carbono, gracias a que la llanta se desgasta menos y disminuye el uso de combustible, es una opción amable y sustentable con el medio ambiente.

TE PUEDE INTERESAR:  Tu carro sin pelos de perro

Desventajas del uso del nitrógeno

1. No es sencillo conseguirlo. Las máquinas de llenado con nitrógeno no se consiguen en cualquier montallantas. Este es un servicio ofrecido por talleres especializados. En países como Colombia, puedes encontrar aproximadamente 22 lugares que ofrecen este servicio

2. Teniendo en cuenta que el inflado de llantas con aire común puede ser a bajo coste o hasta gratis, el precio de inflado con nitrógeno oscila entre 3 a 5 euros por neumático.

3. Si decides inflar tus neumáticos con nitrógeno, puede ser contraproducente hacerlo después con aire, pues los neumáticos perderán todas las ventajas anteriores.

Consideraciones que debes tener en cuenta

Al inflar tus llantas, debes respetar la presión que el fabricante del automóvil indique, ya que, si tienen menor presión, se puede consumir más combustible, haciendo inoficioso el uso del nitrógeno. Esta indicación la puedes encontrar en la tapa del combustible o en el marco de la puerta del conductor. Recuerda revisar la presión mensualmente.

No le pasará nada a tu automóvil si decides inflar los neumáticos con nitrógeno, la percepción del coche ni su manejo cambiarán. Se debe colocar un tapón verde en la válvula de inflado para identificar que esta lleno con este gas.

Si tomas la decisión de inflar las llantas del automóvil con nitrógeno, lo debe realizar una persona o equipo especializado, es necesario desmontar el neumático, desinflarlo en su totalidad y luego llenarlo con nitrógeno.

Para obtener una pureza del 95% al 98% de nitrógeno en el aire comprimido, es necesario el uso de sistemas como el “Advantage Nitrogen”. Este sistema prolonga la vida de los neumáticos hasta un 25% y mejora la eficacia del combustible hasta un 3,3%.

Cuida tus llantas al máximo

Las llantas de tu vehículo son los únicos puntos de contacto con el asfalto y soportan el peso del automóvil. Además, actúan como amortiguadores de las irregularidades en la vía, asegurando la tranquilidad y comodidad de los pasajeros. Brindan estabilidad y hacen posible las frenadas seguras. Sabiendo que su estado influye en el comportamiento del automóvil, es de vital importancia conservar su calidad y seguridad.

TE PUEDE INTERESAR:  Los 8 mandamientos del conductor para un viaje seguro por carretera

El comportamiento del nitrógeno en las llantas dependerá de factores como: la forma de conducción, marca y tipo de neumático, alineación y balanceo y por supuesto, la presión del neumático.

No olvides leer y hacer caso a las indicaciones del manual de usuario de tu vehículo. Allí encontrarás lineamientos importantes a la hora de considerar inflar tus llantas con nitrógeno o no. Esto en aras de cuidar su funcionamiento y características de su fabricación.

Para decidir si son necesarias las llantas con nitrógeno o con aire, debes tener en cuenta tu necesidad. Recuerda hacer buen uso de tu vehículo, hacer las revisiones reglamentarias con regularidad, cuidar que los neumáticos estén con la presión necesaria y seguir los consejos de mantenimiento estipulados en el manual de usuario.

Te puede interesar: Las luces de advertencia más reconocidas en el tablero de tu auto