Los bancos y entidades financieras han desarrollado programas que se adaptan a las necesidades de sus usuarios. En este sentido, si deseas tener un auto a tu disposición, bien sea para hacer crecer tu negocio o porque lo requieres para tu vida diaria, considera el leasing para vehículos. Aquí te contamos de qué trata, cuáles son los beneficios para ti y las desventajas de este tipo de contrato.

¿En qué consiste un leasing para automóvil?

Es una opción de arrendamiento de un auto a una entidad bancaria que puede ser solicitado por personas naturales o empresas. Así que, si eres de los que quieres usar un auto nuevo, pero sin someterte a una deuda, pagar los gastos de traspaso y la cuota inicial, entonces esta es una excelente opción para ti.

Por otro lado, si tienes una empresa y buscas hacer crecer tu negocio, pero no puedes invertir en la adquisición de un auto nuevo, puedes emplear esta alternativa, donde podrás señalar, incluso, las características específicas del coche que deseas. Así, el banco o entidad financiera se ajusta a tus necesidades y te ofrece distintos tipos de arrendo. A continuación, te detallamos estas posibilidades.

¿Cuáles son los tipos de contrato?

Debes tener en cuenta que, según la compañía y sus políticas, los contratos pueden variar, pero en esencia puedes encontrar dos tipos de contratos. El primero, es arrendar el auto con el compromiso de asumir los gastos de mantenimiento, esto debido a que eres tú quien debe procurarle un adecuado uso al bien.

El segundo, aparte de la renta, te da la posibilidad de adquirir un porcentaje del auto o te reservas la promesa de compra. En este caso, te aconsejamos evaluar bien cuáles son tus necesidades en términos financieros y operativos. Te permitirá tener claridad sobre las decisiones futuras que vayas a tomar.

Ventajas

¿Sabes por qué esta alternativa ha ido incrementando en el mercado? Te contamos sus principales ventajas, no obstante, debes tener en cuenta que las entidades ofrecen beneficios adicionales en la tasa de interés, el plazo máximo, monto de financiación y modos de pago.

  • Con esta modalidad pagas por usar un auto nuevo de última tecnología, recién salido del concesionario y, en ocasiones, un auto importado, si es tu necesidad. Esto se traduce en comodidad, confianza y seguridad.
  • Accedes a él sin necesidad de endeudarte ni invertir un capital para su compra.
  • Debido a que es un auto nuevo, tiene garantía y ofrecen reparaciones o cambios de aceite gratis. Quiere decir que los gastos de mantenimiento que asumes son mínimos.
  • Según el contrato, la compañía asume el valor del impuesto, el SOAT, trámites de matrícula y los demás seguros.
  • No te verás afectado por la desvalorización del activo ni tampoco el tiempo de obsolescencia. Así, el dinero invertido corresponde únicamente al valor de uso.
  • Si declaras renta como persona natural o en tu empresa, ¡este beneficio te gustará! El leasing es deducible de este pago tributario.
  • Por último, el tiempo de endeudamiento lo decides tú.
TE PUEDE INTERESAR:  Transmisión mecánica o automática: ¿cuál te conviene más?

También te puede interesar: 7 consejos para comprar carros usados a crédito

Entonces, ¿cuál es la diferencia con un crédito?

La modalidad de crédito es el préstamo de un monto determinado de dinero que retornas con tasas de interés, cobros de seguros y cuotas. En el leasing no, más bien se eliminan los cobros asociados y el largo tiempo de deuda. Además, puedes comprar el auto después de tenerlo un tiempo o regresarlo.

Desventajas

A pesar de lo bien que suena esta oferta de uso, pueden existir inconvenientes, debido a la naturaleza de su alquiler. Aquí te presentamos los contras para ayudarte a identificar si realmente es para ti.

  • El proceso para su obtención puede ser un poco engorroso. La documentación exigida es bastante exhaustiva y se requiere una evaluación adecuada del activo.
  • Los contratos en esta modalidad se pactan sobre el uso del auto durante un tiempo determinado. Si bien hay bancos que te permiten ceder el contrato, también es cierto que tienen una penalidad por su cancelación anticipada.
  • El coche debes regresarlo a la entidad en buen estado. Por tanto, si tú o tus hijos han regado una bebida, tendrás que hacerle la debida limpieza, pero si por el contrario ha sufrido algún daño y la aseguradora no responde, serás tú quien debas asumir las reparaciones.

El leasing para vehículos es una alternativa distinta al tradicional crédito y renta de automóviles. Te recomendamos analizar si esta opción es la que se ajusta a lo que necesitas. Un punto que no debes olvidar, es leer con atención los requisitos de la entidad y hacer comparaciones con otras. Tanto si decides el alquiler como si no, esperamos que puedas disfrutar de la comodidad y seguridad que brinda conducir un auto. Junto a él, te animamos a conocer Colombia y sus impresionantes paisajes naturales en familia o entre amigos.