Recordado como un ícono en las carreras automovilísticas, Juan Manuel Fangio nació en Argentina el 24 de Junio de 1911 y falleció el 17 de Julio de 1995. Dejó un legado memorativo por el éxito alcanzado a lo largo de su vida, que te contamos a continuación.

Su infancia y el comienzo con los autos

Fue el cuarto hijo de inmigrantes italianos, apodado el Chueco por las destrezas que representaba como jugador de fútbol. Estando en la escuela, ejercía labores para ayudar a la familia económicamente. Con el pasar del tiempo, se instaló en la mecánica y reparación de maquinaria agrícola, donde aprendió a conducir.

Hacia el año 1924, cuando tenía 13 años, inició sus conocimientos en los motores de los vehículos, donde además ingresó como ayudante mecánico. A los 16 años, recibió su primer vehículo por sus salarios, como parte de pago.

Durante ese tiempo, Fangio sufrió una enfermedad que lo dejaría en reposo por un año. Sin embargo, al superar dicha situación, realizó actividades como el boxeo y el fútbol, disciplina deportiva en la cual se desempeñaba muy bien.

Seguidamente, presentó el servicio militar y, al terminar dicha labor, instaló un taller de mecánica en compañía de un amigo, además del apoyo que le brindó su padre Loreto al cederles un terrero para que llevaran a cabo dicho emprendimiento, que se ampliaría con la vinculación de otras personas a la sociedad.

Empezaría a participar de carreras no oficiales bajo el nombre del primer equipo de fútbol de la zona,  el Rivadavia. En su primera carrera tuvo que abandonar cuando iba tercero a dos vueltas del final a causa problemas en el vehículo. Al cabo de un corto tiempo, sería descalificado por llegar tarde a la competencia.

En el año 1937, tendría un suceso de nuevo negativo donde el fracaso hacía presencia. Al inicio de la carrera, la palanca de cambio se soltó. Aunque continuó compitiendo con un injerto realizado, al finalizar tuvo que abandonar por descarrilar sobre una alcantarilla.

TE PUEDE INTERESAR:  Peugeot, el león francés de la industria automotriz. ¡Conócelo!

Transición al reconocimiento mundial

Aunque su inicio fue como acompañante en Turismo Carretera con un Ford, dos años más tarde, en 1940, compitió con Chevrolet, donde ganó el Gran Premio Internacional del Norte, acto que lo clasificó como el primer campeón argentino de TC y primer campeón de Chevrolet. Además, les abriría una oportunidad para el crecimiento de la que llegaría a ser una importante empresa.

Un año más tarde, el Maestro fue nuevamente campeón argentino de TC en Brasil. En 1943 llegó la Segunda Guerra Mundial y este suceso provocó la suspensión de las carreras durante un largo tiempo, al igual que el cierre temporal de la empresa.

En 1947, Juan Manuel Fangio compitió por primera vez en Mecánica Nacional (MN), donde ganó, hecho que le permitió correr en pruebas de coches Grand Prix. Acto seguido, pruebas internacionales de pista. Posterior, debutó en tierra europea tras una estadía en Francia.

Transcurridos dos años, fue vencedor en el circuito Palermo; sumado a ello, fue la primera carrera que ganaba con la participación de competidores europeos subido en un Volpi-Chevrolet en MN. Fue nombrado capitán de la comitiva cuando arribaron a suelo italiano para competir en Europa, donde ganó seis de las diez carreras.

Al llegar el año 1950, se creó el Campeonato Mundial de Fórmula 1, nuestro Maestro hizo parte del equipo Alfa Romero. Se convirtió en subcampeón tras ganar cuatro carreras. Su primer título mundial en esta competición fue en el año de 1951 tras correr 14 veces.

Tres años después, se volvería a consagrar campeón mundial al obtener 6 de las 8 competencias disputadas, donde también alcanzó la vuelta más rápida en 3 de las mismas. Fue homenajeado como el deportista del año; al igual que con el Olimpia de Oro por su gran desempeño.

Tras pasar por Ferrari, Fangio ganó su último campeonato mundial en el año 1957, el quinto en su lista. Ese año le dieron el Trofeo Conductor del Año del Gremio de Cronistas Automovilísticos de Gran Bretaña y fue huésped de honor en Alemania por el máximo mandatario de dicho país, además de recibir muchos más premios durante dicho año. Poco después, hizo su retiro.

TE PUEDE INTERESAR:  La magia escondida en las 500 millas de Indianápolis

El legado del Maestro

Tras su retiro, participó de innumerables carreras sociales, fue nombrado presidente honorífico de la Comisión Automovilística de Argentina, contribuyó al desarrollo automovilístico en Argentina de grandes marcas como Mercedes Benz y Renault. Cedió sus logros obtenidos para hacer el Museo Juan Manuel Fangio.

Muchos lo consideramos el mejor piloto de la Fórmula 1 de toda la historia. Se le recuerda en Argentina como uno de los mejores deportistas, al lado de Diego Maradona y otros tantos. También es ciudadano ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

En el 2016, un estudio realizado por la Universidad Sheffield de Inglaterra determinó que la calidad del vehículo supone el 85 % del éxito de un piloto y que Juan Manuel Fangio es el mejor piloto de la Fórmula 1 de todos los tiempos.

Sigue leyendo: Juan Pablo Montoya, el campeón colombiano