Estar frente al volante te obliga a mantener toda tu concentración en lo que está sucediendo en la vía para evitar accidentes. Si eres padre, sabrás que el nivel de precaución al manejar aumenta considerablemente cuando vas con los niños a bordo. Tienes que reforzar tu concentración, paciencia y atención para procurar el bienestar de todos los pasajeros. Por este motivo, sigue los siguientes consejos para que puedas conducir con tus pequeños de forma tranquila y con toda la seguridad.

Planea el viaje con anticipación

Antes de salir de viaje, tranquiliza a los niños dándoles a conocer el destino a donde se dirigen, el tiempo que estarán sentados, por qué vais hacia el lugar y otros pormenores por los que tus niños tengan curiosidad. Resolverles las dudas va a permitir que ellos tengan confianza en el viaje y logren estar menos inquietos durante el trayecto.

Escoge el asiento adecuado

Recuerda que está prohibido cargar a bebés o niños en el regazo, ya sea en el puesto del conductor o el del copiloto. Para tu seguridad y la de ellos, será mucho mejor que compres un asiento adecuado para niños y adaptable a tu auto. Hay muchos tipos de asientos para los niños y se ajustan a las necesidades de estos en la medida en que van creciendo. La forma y tamaño van a depender de la edad que tenga tu pequeño. Además, debes tener en cuenta los tipos de anclaje que tiene el asiento para que pueda ajustarse al carro.

Activa el seguro para los niños

Casi todos los carros modernos tienen integrada la opción de seguridad antiniños. Con ella, por más que jueguen y hagan travesuras en el interior del coche, no podrán abrir las puertas mientras este se encuentre en marcha. Este sistema se vuele mucho más importante cuando tus hijos son muy pequeños y todavía no entienden los peligros que conlleva la velocidad o los viajes por carretera.

Además, si tu carro tiene la posibilidad de asegurar las ventanas, no dudes en habilitar esta opción. No querrás que tus hijos se lastimen los dedos por manipular las ventanas, o que saquen la cabeza y haya un riesgo mucho más inminente.

TE PUEDE INTERESAR:  Tu carro usado: la guía definitiva para comprar

Busca formas de entretenerlos

Habla con ellos, cuéntales historias, entrégales lápices y papel para que dibujen, ponles música y mantenlos ocupados. Aplica algunas dinámicas como, por ejemplo, contar los carros que pasen de un determinado color, que cada uno cuente una historia, etc. También podrás encontrar un muy buen aliado en un celular o tablet, ya que estos dispositivos concentrarán toda la atención de un niño y así podrás tener una mayor tranquilidad para tomar el volante sin ningún riesgo.

No dejes a los pequeños solos adentro del carro

Si tienes que hacer una parada para comprar algo en una tienda, no te recomendamos que dejes a los niños solos en el carro.

En primer lugar, la temperatura de un automóvil cambia muy fácilmente de acuerdo al clima exterior. Seguramente, habrás podido percibir el infierno en que se convierte un carro cuando está estacionado muchas horas bajo el sol. Este factor, si te descuidas, literalmente podría causar la muerte del niño o niña por un golpe de calor. De la misma manera, cuando hay heladas, nieve o lluvia muy fuerte, el carro no es el mejor refugio, ya que el metal del armazón transfiere toda la temperatura al interior. Es mejor que, por muy corto que sea el tiempo que te bajes del carro, lleves a los niños contigo. O si tienes a alguien de copiloto, asegúrate de que esta persona podrá hacer las veces de guardián y no habrá riesgos de ningún tipo.

Hay otro factor de riesgo: no creas que no habrá problema al ausentarte por unos minutos y dejar las ventanas entreabiertas para que circule el aire. Estarás dándole a una persona malintencionada el chance de acercarse a los niños.

En el mejor de los casos, puede que ellos empiecen a manipular los dispositivos del auto y activen alguna alarma o suelten el freno de mano, cosa que ni tú ni ellos vais a disfrutar.

Si se portan bien, ¡habrá recompensa!

Como sabemos que no es tarea fácil mantener la energía de los niños apaciguada, podrás usar el recurso de convencerlos para que mantengan la calma y la tranquilidad para ganarse su caramelo favorito al final del recorrido, o el permiso para usar los dispositivos electrónicos más tiempo del que sueles permitírselos.

TE PUEDE INTERESAR:  Aprende los aspectos básicos para manejar de noche con seguridad

Con estos consejos, seguro que podrás mantener un poco más de seguridad en la vía, ya que todos están orientados a redirigir la atención de los niños a bordo y a conservar su integridad mientras viajan. En todo caso, de acuerdo a la duración del trayecto, deberás planificar con más o menos detalles las herramientas que emplearás para que todos podáis llegar a vuestro destino sanos y salvos.