Cada día son más los concesionarios que se suman a la transformación digital. No solo obligados por las nuevas tendencias de consumo, sino también intentando cambiar ese estereotipo no loable que ha tenido el vendedor de carros a través de los años.

Es evidente que una mala experiencia se comparte 10 veces más que una buena, pero independientemente de los casos puntuales; las ventajas y desventajas de comprar en un concesionario son innegables y acá se las vamos a explicar.

Importante: en este artículo estamos hablando de los comercializadores formales de carros usados en Colombia, como los miembros de Asousados u otros concesionarios de tradición. Es muy importante al momento de comprar un carro validar siempre las referencias del concesionario para evitar posibles complicaciones.

Te puede interesar: Tu carro usado: la guía definitiva para comprar

Ventaja #1: Vehículos asegurables

La asegurabilidad es un factor determinante al momento de elegir un vehículo, sobre todo en Colombia que 7 de cada 10 vehículos se compran a crédito y asegurarlos es una obligación. Es por esto que muchos concesionarios han adoptado el estándar de asegurabilidad en sus vehículos, dejando a los vehículos no asegurables, por fuera de su inventario o referenciados como tal.

El concepto de asegurabilidad se obtiene de un peritaje técnico que se realiza al vehículo de manera interna con peritos propios del concesionario o de manera tercerizada con empresas como Automás, Colserautos y Ajustev. Es importante recalcar que estos estándares los imponen las aseguradoras y son ellas al final las encargadas de validar el estado del carro antes de la compra.  

Ventaja #2: Listos para traspasar

Un aspecto obligatorio para la realización del traspaso es que el vehículo se encuentre libre de embargos, órdenes de detención, prendas, abstención de comercialización, u otros impedimentos.

Para vehículos comprados en concesionario, esto no es un problema porque todos se encuentran traspasados a nombre de ellos y cualquier impedimento fue solventado previamente.

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Qué puedo hacer en caso de un recalentamiento del motor del auto?
Ventaja #3: Asesoría en financiamiento y seguros

Para casos de compras a crédito, los concesionarios cuentan con especialistas que lo asesorarán en la aplicación del mismo. Además, podrá encontrar dentro de sus oficinas personal de diferentes financieras donde podrá presentar sus solicitudes directamente sin tener que ir a los bancos.

De igual forma, lo asesorarán en temas de seguros, donde podrá pedir cotizaciones a múltiples aseguradoras desde un mismo lugar. Al final, el concesionario se encargará de la comunicación entre la aseguradora y la entidad financiera.

Ventaja #4: Garantía

Aunque las SIC no obliga a dar garantía por la venta de vehículos usados, muchos concesionarios ofrecen como beneficio diferentes amparos. Uno, que es común en todos los concesionarios, es la garantía documental, es decir que el vehículo no tenga ningún vicio oculto y que el traspaso quede hecho de manera correcta.

De igual forma, como todos los vehículos son peritados, muchos garantizan el estado del motor y la caja, obviamente limitado a ciertos meses y bajo ciertas circunstancias. Es entendible que problemas causados por mal uso no entran dentro de la garantía. Se han visto casos de reclamaciones por daños en la caja de cambios debido a la inexperiencia de su nuevo propietario.

Ventaja #5: Traspaso

Algunos lo verán como una ventaja y otros como una desventaja, pero al final es el debido proceso. Los concesionarios hacen todo el proceso de traspaso y cobran por él. Con esto garantizan el tema documental del que hablábamos anteriormente.

Muchos compradores reclaman los precios que cobran los concesionarios por realizar el traspaso y muchos se ofrecen a realizarlo personalmente y así evitarse pagar por el servicio o pagar un tramitador externo, pero qué garantía tiene el concesionario de que el procedimiento lo hagan bien. Adicionalmente cuando el vehículo se vende a crédito el vendedor (el concesionario) adquiere la responsabilidad con el banco del registro de la  garantía ante las oficinas de tránsito.  Al final, si el concesionario no se cerciora de que el traspaso quede realizado correctamente, cualquier multa de transito o accidente que tenga el vehículo recaerá sobre ellos por seguir teniendo la titularidad del mismo.

TE PUEDE INTERESAR:  La fuga de fluidos en el vehículo puede generar daños importantes

Por otro lado, muchos clientes celebrarán no tener que hacer filas, llenar formularios o tratar con terceros para realizar el traspaso. Al final se ahorra tiempo y se obtiene un servicio garantizado.

Desventaja #1: Precios más altos

Los concesionarios no son organizaciones sin ánimo de lucro. Su negocio es comprar barato y vender caro y aunque manejan precios competitivos, estos son superiores a los que se pueden encontrar al comprar a un particular. El margen que manejan lo necesitan para pagar gastos e impuestos, mientras que un particular no.

Desventaja #2: “Costos sorpresa”

Los “costos sorpresa” hacen referencia a todo valor adicional a pagar que no se contempla en el precio de negociación. Estos gastos adicionales son generalmente el valor del traspaso y el SOAT e impuesto por el valor correspondiente a los meses restantes de vigencia. Aunque es normal cobrar por esto, la falta de comunicación de los asesores ocasiona sorpresas, no gratas.

Le aconsejamos al momento de la negociación, que pregunte por estos valores e intente negociarlos dentro del precio final, así se evitará sorpresas cuando le pasen la factura.

La final, la elección de comprar o no comprar en un concesionario depende de las ventajas y desventajas y, en gran medida, de la aversión al riesgo de cada persona.

Sigue leyendo: Carros usados baratos: 5 consejos para comprar por clasificados digitales