La cadena de transmisión, también llamada correa serpentina, es una parte del motor que ejecuta diferentes tareas. Lo más importante que debes saber es que es el método de transmisión de potencia de tu vehículo. Su importancia radica en que sincroniza el movimiento de los pistones y las válvulas, así conecta el cigüeñal con el árbol de levas.

Es un elemento de alta calidad que funciona en conjunto con otros elementos, como el tensor y las poleas en el sistema de correas de transmisión de los accesorios. Esta correa ayuda a proporcionar energía para el funcionamiento del aire acondicionado, la dirección asistida o el alternador, entre otros.

La correa tiene una duración de en promedio de 80 500 kilómetros, lo que indica que cada 5 años más o menos debe ser cambiada. En algunos casos puede durar mucho más, pero hay que tener en cuenta que el calor y la fricción por el uso diario también generan daños en este componente del vehículo.

Síntomas de daños en la cadena de transmisión

Cuando se desgasta, la correa sufre estiramiento, lo que genera diferentes síntomas en el carro.

1, Ruidos o chillidos

Si escuchas un ruido como “traqueteo” desde la parte de delante del auto, es posible que provenga de la correa. Esto puede deberse a que los engranes saltan o se desalinean. Solo visitando al servicio técnico podrás saber si es necesario reemplazarla.

2. Recalentamiento del motor

El motor ya no se enfría de manera adecuada, pues la bomba de agua no funciona si la correa está averiada. En el momento en que esto ocurra debes llevar el carro al servicio técnico para evitar daños serios al motor.

3. Dirección asistida o aire acondicionado no funcionan

Si la correa se rompe, es muy probable que muchos de los demás sistemas del coche fallen y hasta que se descomponga por completo. Si el sistema de refrigeración del motor deja de funcionar o el aire acondicionado funciona de forma irregular, es señal de que hay que cambiar de manera urgente la correa.

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Qué mantenimientos por kilometraje le debería hacer a mi carro?

Hacer un correcto mantenimiento preventivo evitará que el sistema de dirección asistida falle tras la ruptura de la cadena con el carro en movimiento y que los sistemas de seguridad del carro no funcionen.

4. Humo anormal

Uno de los signos más visibles y poco captado es el humo oscuro que sale del escape del carro. Este podría ser una evidencia de lo mal que está la cadena y que requiere ser reemplazada cuanto antes. Una maquina en malas condiciones genera más gases de lo necesario, por eso la recomendación es estar muy pendiente del estado de la correa y del vehículo en general.

5. Mal estado de la correa a la vista

La manera más fácil de estar seguro del buen estado de la correa, del correcto funcionamiento de la misma y de todo el sistema que la involucra es la inspección física del componente cada cierto tiempo.

Se debe revisar desgastes visible, grietas, falta de trozos y quiebres, aunque sean pequeños. Si evidencias alguno de estos síntomas, es hora de remplazar el componente para evitar daños al motor.

6. Derrame de aceite

En un carro, las fugas de aceite pueden ser normales hasta cierto punto, pero si observas que es constante, lo mejor es que lo lleves al servicio técnico, ya que es posible que la correa esté averiada y requiera ser cambiada.

También debes tener en cuenta que una fuga de aceite por si sola puede dañar la correa serpentina. Demasiada viscosidad podría evitar que los engranes se queden en el lugar correcto.

7. Fallas en el propulsor

Este es uno de los síntomas mas comunes cuando hay daño o desgaste de la correa serpentina, pues cuando la correa ha tenido un estiramiento considerable o se ha roto el auto tendrá problemas de combustión. De esta manera, no podrá mantener la marcha de forma normal.

8. El carro no arranca

Si en el momento en el que vas a encender tu carro, enciende de manera normal pero no inicia la marcha, la cadena es la culpable. Es momento de visitar al técnico para una revisión al carro y, especialmente, a la cadena serpentina.

TE PUEDE INTERESAR:  Llantas con nitrógeno: todo lo que se debe saber

Conociendo todas estas señales, podrás estar atento a las necesidades de tu carro a tiempo y asi evitar daños importantes y, en ocasiones, muy costosos o irreparables.

La cadena de transmisión es una parte importante de todo el sistema, ya que siempre que el carro esté encendido esta está en funcionamiento hasta que el carro se apaga, por lo tanto, un motor no podría funcionar si esta correa se encuentra en malas condiciones. Por otro lado, las revisiones preventivas son un consejo que no debes desechar, pues es mejor prevenir cualquier daño o accidente que se pueda presentar. También recuerda siempre escoger un servicio técnico de calidad que te genere confianza a la hora de cambiar componentes del automotor.